Positiva confusión

Segunda parte, primer apartado:

No se garantiza proclamar la libertad

hasta no haber superado la derrota.

El amor,

dejarlo a un lado.

Nada es mucho mejor

que insertar en un papel

una mentira

y arrojarla al estanquillo.

Ver cómo no se hunden nuestros barcos;

celebrar lo acontecido.

Entre miedos y esperanzas,

conocer cómo se diluye nuestra sangre

entre todas las sustancias.

No queda rastro de evidencia,

a pesar de los reactivos.

Ha hecho usted un buen trabajo:

Ha ocultado por completo las noches

de su completa negación.

Sólo uno, fue lo usted dijo,

y por supuesto que alguien le creyó.

Pero con eso fue más que suficiente

para que por azares del destino

la pasión de la tormenta

Trajera la verdad consigo.

Escribir cartas sin respuesta y,

de repente,

cortar la inspiración.

Dar de baja aquel contrato;

comenzar alguno nuevo

sin dar la notificación.

Por supuesto,

no se puede abogar

por lo que nunca fue otorgado.

Ingenuo de mi parte;

positiva confusión.


2019/12/01

Escrito originalmente en 2008/02/04

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*