Rosas en otoño

Rosas en otoño

No ves rosas en otoño,
como me lo prometiste alguna vez.
Sólo un sol aguado
que apenas calienta la ventana
y que quiere oscurecer.

No ves rosas en otoño,
porque el sol
se roba los colores de la tierra.
Del azul del cielo
y del blanco de las nubes
sólo el amarillo queda.

¿Y qué son rosas amarillas
sino sólo un ornamento?
Huellas de otros tiempos
que no van a decirte nada.

Las rosas rojas dicen que te aman;
las rosas rosas dicen que te quieren;
las rojas blancas, un lo siento;
las amarillas, nada de eso.

No ves rosas en otoño,
porque no hay amantes
que traslade el viento
hasta tus ojos.

No ves rosas en otoño;
el cansancio va cayendo
hasta que el amor se queda solo.
Respirar se dificulta,
caminar no puede hacerse ya en silencio.
Alguien siempre se pregunta
hasta cuándo puede el corazón
salir ileso.

No ves rosas en otoño,
sólo espinas que no mueren:
semillas que se secan
y esqueletos que demandan compañía
cuando fingir ya no se puede.

04/10/2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*