Venus

Venus

Amaneces con el día
y te desvaneces con la noche.
Vas contracorriente
por la vida,
ensimismada,
confundida.
Guardas muy dentro de ti
los sentimientos
que con el paso de las horas
hacen hervir
tus heridas,
tu corazón,
tus pensamientos.

Siempre has estado ahí,
en silencio,
soportando los golpes
que contra ti
tiene listo el universo.
Tu rostro es un mar de cicatrices;
lo mismo es tu cuerpo.
A veces el dolor
se siente como algo eterno,
como un día que transcurre lento
y sin destino.

Tus emociones son mareas
en contra con el viento.
Remolinos de memorias
y tormentas de palabras
que arrasan con los sueños.

Hace mucho
que nadie ha ido a visitarte.
Te tienen muy abandonada.
Estás ahí siempre tímida
y quizá no expresas nada,
pero en el fondo
se cultiva el veneno
y la muerte desalmada.

Venus,
protégeme del tiempo.
Ven conmigo
y hazme sucumbir
como cuando nos
perdemos juntos en el cielo.

25/10/2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*